Home

I per complementar el retrat del pianista Jason Moran del post anterior, us deixo amb l’entrevista que li vam fer després del seu concert al 31è Festival de Jazz de Terrassa al programa de ràdio Bad Music Jazz on tinc el plaer de participar.

BAD MUSIC JAZZ. Programa #25 (emissió 24/04/2012): http://www.ivoox.com/bad-music-jazz-25-28-03-12-audios-mp3_rf_1135192_1.html

I pel mateix preu, la crítica d’aquella actuació de Jason Moran & The Bandwagon: http://badmusicjazz.blogspot.com.es/2012/03/la-musica-de-la-musica.html

I a continuació la transcripció de l’entrevista:

ENTREVISTA A JASON MORAN, por Martí Farré y Olga Àbalos 

(English version)

BadMusicJazz: Queríamos empezar preguntándote por tu último disco “Ten” (Blue Note, 2010) pero después de ver el concierto de hoy está claro que la banda ya ha superado este trabajo y además ya hace 12 años y no “diez” que la banda está junta. Explicanos que es lo habéis estado haciendo estos dos últimos años.

Jason Moran: Hemos seguido cambiando… La música es la conversación entre nosotros, es la relación permanente que tenemos con la gente. Somos tres hombres  haciendo giras y haciendo música juntos. Las conversaciones que tenemos son las que son y la música es el contexto.

Ahora tengo un nuevo trabajo en este sitio en Washington DC llamado Kennedy Center, que es el centro nacional para las artes escénicas de los Estados Unidos. Y me han elegido para ser una especie de director artístico. Esto significa que  Bandwagon es como la banda residente de los Estados Unidos (risas). Y eso es genial, es algo increíble.  Así que el contexto de la música ahora se ha desplazado y lo que entendemos como jazz se va continuamente desplazando también. Teniendo en cuenta que un grupo como nosotros… ya sabes, nos consideramos muy apegados a lo tradicional. La mayoría de la música noche es la música antigua de la gente muerta como Fats Waller, Thelonious Monk, Duke Ellington,…

BMJ: Billie Holiday como hemos visto esta noche…

JM:… sí, Billie Holiday. Pero nosotros ponemos el contexto a esa música. Digamos que ese es nuestro papel y eso también va cambiando. Hasta entre nosotros. Hemos terminado trabajando en museos, con coreógrafos, trabajamos con películas, con documentalistas,… Así que me gusta ponernos en un contexto diferente para que podamos seguir compartiendo, para que nuestra música pueda tener una imagen, y eso tiene un reconocimiento [público] también. Tan sólo hacer discos no me satisface. Así que quiero seguir adelante trabajando con la banda y ellos participan muy activamente.

BMJ: Precisamente queríamos preguntarte algo relacionado con eso, porque cuando leemos los título de las canciones, tomamos todas las referencias que has estado haciendo durante el concierto, cuando vemos que has trabajado con bailarines o haces mención al cine o incluso a hechos históricos. Parece que todo se relaciona con todo y que la música es como un gran enlace, como un gran contenedor de ideas. 

JM: Esto es como una especie de recolecta para mi. Y creo que también lo es para Tarus y Nasheet. Porque cuando nos conocimos, no estábamos muy seguros de lo que íbamos a desarrollar. Algunos lo tienen claro “vamos a ser una banda y vamos a conquistar el mundo!” Eso no era precisamente lo que estábamos tratando de hacer. Yo estaba intentando entender qué es lo que tocaban ellos, y aún no lo sé ni la mitad del tiempo. Eso ha sido evidente esta noche! Tarus siempre está tocando algo que es totalmente chocante para mí. Todas las noches, nunca falla! La cosa viene así y luego cuando elijo las piezas que vamos a tocar es como ¿cómo podemos tocar ese material de manera que nos represente realmente, que cuente nuestra historia, nuestra historia colectiva? Y espero que cuente la historia de alguien en el público también.

BMJ: Esta noche durante el concierto nos hemos ido de viaje!

JM: Sí, supongo que sí… Vamos, espero que sí!

BMJ: En cualquier caso, el disco “TEN” ha sido el primer disco del trio después dos álbumes muy diferentes que has firmado a nivel personal como “Artist in residence” y “Some mother”. ¿Qué te hizo sentir que tenían que volver al trío, a Bandwagon?

JM: Digamos que el trío es donde realmente me salieron los dientes como músico, como dicen. Es el grupo que me proporciona la mayoría de los retos al ser una especie de co-lider y al enfrentarme a la historia de trío de piano jazz tradicional. Y me preguntaba: ¿cómo se puede pasar al siguiente capítulo? ¿cómo se puede utilizar la cultura DJ como yo hago actualmente? Puedo pinchar música durante nuestros concierto, y es algo que hemos estado  haciendo durante años! Tanto me gusta escuchar la música como tocarla. Y creo que el público también tiene que escuchar la música también (risas). ¿Por qué no escuchar música todos juntos? Así que he intentado cambiar lo que se supone que debe hacer un trío en el escenario… Si tenemos en cuenta lo que está sucediendo en el teatro contemporáneo, la danza contemporánea o el cine experimental, las cosas avanzan ¿sabes?  Y continuamente, los músicos de jazz y los músicos de clásica, cantantes de ópera, etc. suben al escenario y hacen el mismo ritual, Y ese ritual es hermoso cuando se hace muy bien.  Pero también el ritual puede ser modificado.

Así que lo que estamos haciendo es modificar la tradición continuamente, y ¿cómo se puede modificar, pero continuando ridiéndole homenaje? En vez de poner luz blanca sobre ella, pues pongamos verde, rojo, ya sabes, cambiar el matiz. Pero respetándola.

Así que con Tarus y Nasheet hicimos una grabación y pensé que habíamos desarrollado tantas cosas desde “Facing Left” en el año 2000 hasta lo que hemos hecho con “Ten”. Hemos hecho muchas cosas juntos y con ese disco quería documentar eso.

BMJ: Querías que ese trio fuera tuviera largo recorrido cuando empezaste en el 2000?

JM: Bueno…  No, supongo que me subí a la ola. Pero la ola sigue se hizo cada vez más grande, ¿sabes? O quizás no más grande, sino que se fue haciendo más profunda. Y ahí estamos, montados en ella! Porque no tiene ningún sentido abandonarla. Aún tengo  curiosidad suficiente como para intentar otras cosas continuamente así que no hay razón para salir de ella. Además no nos pasamos con el trabajo, tocamos lo justo.

BMJ: Así que el trío siempre ha estado ahí.

JM: Siempre ha estado ahí. Algunos grupos que es lo que hacen, pasan seis meses en la carretera y …  con este grupo en realidad no trabajamos mucho. Hacemos lo suficiente como para tener una relación fresca cada vez que nos volvemos a reunir.

BMJ: Has formado parte  de una generación muy especial de músicos de jazz a finales de los 90 ¿crees que podemos decir que hay algunos elementos comunes que puedan definir a tu generación?

JM: Bueno, creo que el groove forma parte de esa generación, y como va cambiando ese groove.. Pienso en compañeros de Houston, especialmente Robert Glasper, Jamire Williams, Scott Kendrick, Chris Dave,… Como todos nosotros somos de Houston y tenemos un poco la misma edad, hay un sonido, un groove que nos gusta, así que lo que escribimos lo hacemos con ese groove en la cabeza.

Digamos que hay una escena, y hay un sonido, y es un sonido contemporáneo. Luego nos vamos haciendo mayores y, ya sabes, tenemos que hacer algo más. Así que no voy a decir que se trata sólo del groove, yo diría que también se trata de la influencia de los años setenta… Estoy pensando en lo que Weather Report estaban haciendo, lo que estaba haciendo de Chick Corea, son esos puntos de referencia que dibujaban un sinuoso camino hacia el rock.

Para nosotros esa tradición también tiene que ver con la tradición de las vanguardias. Por lo tanto, gente como Cecil Taylor, Anthony Braxton, Henry Threathgill, y cómo contribuyeron a dar forma al sonido que hoy tenemos, esa energía. Para nosotros, la energía es lo más importante.

Sabes, al final… si realmente puedes decir lo que tienes que decir con una canción, entonces es que debes tocarla. Y con este trío es fácil, ya que podemos tocar las piezas de la música de manera que creemos que nos permite ser libres.  Nunca nos limitamos de manera que si empiezo un tema tengo que acabar ese tema ¡No! Podemos cambiar de canción en cualquier momento que queramos. Ya ves que tocamos sin partituras en el escenario! (risas).

BMJ: Durante el espectáculo, estábamos comentando que parece que busques la musicalidad en la repetición, en la secuencia, como un dj. Es como un, cómo decirlo … como si la música fuera un gran collage. Es una forma muy urbana de entender la música.

JM: Sí, lo es, lo es. La manera en la que entiendo la música se parece mucho a las artes visuales. Como los artistas similares como Romeo Bearding (sic) y cómo despliega su collage visual. O Antoni Tàpies que es de aquí … Siempre que tengo tiempo voy a la Fundación a ver de nuevo sus pintura. El lenguaje que expone sobre el lienzo, la pintura, la imagen, la combinación de estos elementos es tan condundente.

Y a menudo hay cosas que des del presente las vemos como “claro, eso tiene sentido”, pero aquello eran cosas muy atrevidas en su momento. Hace 40 años la realidad de la  pintura era otra. Y eso para mí es lo que lo dota de significado. Así que miro muchas veces obras de artes visuales, ya que de alguna manera el arte supo hacer avanzar a la tradición.. (suena algo) ¡Oh, ese es mi mini piano! En mi bolsillo….

(hace sonar un piano de juguete, como un piano pequeño, con notas aleatorias)

… sea como sea, si puedo ver como ellos avanzaron visualmente puedo ver como aplicar eso musicalmente.

BMJ: y parece que te gusta mezclar, hacer fusiones.

JM: Sí! Y si me fijo en la escultura de un artista conceptual, como Solo With (sic). Sus obras tendrían que ver con una idea y como se puede visualizar esa idea. Y sólo se puede comprometer totalmente con esa idea. Y ese es el camino. Y  la devoción por algo. Eso es una fuente de inpiración para mi.

BMJ: Es curioso porque el año pasado tuve la oportunidad de entrevistar a Tarbaby, también con Nasheet Waits, y con Orrin Evans y Eric Revis y estuvimos hablando de la tradición y una de las cosas más bonitas que dijeron fue: “respetamos a nuestros padres musicales porque nos han enseñado a ser nosotros mismos”. Eso estuvo bien.

JM: Te sorprendería saber cuánta gente sigue el camino ya trazado, y dicen “oh, sí, ya sabes como es esto…” Pero decidieron no cambiar las reglas, incluso cuando les gusta la gente que en su día cambiaron las reglas. Así que terminan andando por ese “carril de en medio” del camino. Pero supongo eso que también está bien.

BMJ: También se te conoce como un miembro de Charles Lloyd Quartet. ¿Qué significa para ti ser parte de la banda de Charles Lloyd?

JM: Se trata de conectar con esa generación de músicos. Charles Lloyd toca con una energía diferente, no toca como un crío de 20 o 30 años. Tiene casi 75 años! En realidad creo que su cumpleaños es hoy o algo así… Cumple años a mediados de marzo, bueno es igual… Para mi no es tan solo una forma de ver cómo puedo interactuar con esa generación sino también de contemporalizar esa conversación. Si escucho los temas suyos que han tocado gente como Keith Jarret, Brad Meldhau, Michel Petrucciani, pienso en como puedo dejar mi huella en esos temas que se han tocado durante tanta tiempo. Y el mes que viene vamos a grabar un disco a dúo juntos. Tengo muchas ganas de que hagamos esa colaboración.

BMJ: Y también tenemos ganas nosotros de escuchar ese disco. Ok,  Jason muchas gracias de nuevo. Esperamos verte pronto de nuevo tocar en Barcelona.

JM: ha sido un placer…¡Gracias!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s