Home

(Traducción al castellano más abajo)

“Lean Left headed to Brussels where the band played on a double bill with a sax-driven group called SIC. The soundcheck went well but the gig became a sonic nightmare – the tenor was so loud and shrill it made my teeth hurt. This differential between the soundchecks and the concert acoustics will haunt the quartet throughout the tour… Had a great time hanging out with Koen Vandenhoudt and Christel Kumpen after the show. Belgium is fantastic – the audiences, the cities, the food, the beer… I already look forward to a vacation in Antwerp planned for mid October. The next day the group went to London to play 2 nights at Cafe Oto. I got stuck in the Brussels train station due to immigration hassles but was still able to make the set up for the gig on time. On the 1st evening the band played as a quartet for a set, then Ab Baars sat in with the group for the 2nd set. Full house and strong, strange music; the set with Ab even more unpredictable and unique. Since the 2 tours I did with Ab and his trio it seems that his playing has moved much further into personal territory, any elements of Von Freeman’s approach to sound have been pushed out, only Ab’s voice remains. His playing is like nobody else’s on the planet. The concert on September 12th forced me to face my limitations and provided an epiphany. I always have a sense of confusion when playing with Lean Left – much of what I use to communicate in other groups is negated or uprooted in this band, improvising languages and structures I “know” don’t work here, and the volume transforms the sound of my instruments, giving me much less control over how I express myself. Dealing with these facts provides an incredible challenge for me and this creative test is incredibly inspiring, plus Terrie [Hessels], Andy [Moor], and Paal [Nilssen-Love] are 3 of the best musicians I’ve ever played with. Throughout the 1st set (again played as a quartet), I felt completely lost, unable to find my way in or through the music; everything I tried fell apart in my hands. After we finished I went for a walk to clear my head – I realized that I was dealing with one of the essential issues for the saxophone, the fact that, as Derek Bailey said, “whenever the saxophone is played, it’s Jazz.” Lean Left is an incredible improvising group, but the band is NOT playing Jazz, and whatever I played felt out of place, my reference points were gone, etc. I realized that I had to start from scratch, that I had to build each performance from zero and move from there. When I came back Lean Left hit the stage with Steve Noble as a guest – the result was one of the best performances by the band in its career. Steve Noble (not only the 1st time I’ve ever worked with him, it was the 1st time I’ve ever heard him play live) was absolutely brilliant, he and Paal [Nilssen-Love] were in complete sync throughout the set. An incredible experience, and such a high point after the complete frustration I felt after the 1st set. Both nights at Cafe Oto were completely packed, the audience completely in tune with the music, ecstatic with the results. An added bonus – all 4 sets were recorded; a strong feeling the new album is there. To make the London experience even more amazing I got to spend Monday afternoon with Terrie at the Tate Modern, walked out with a book of interviews/writings by Phillip Guston, and a monograph of Adolph Gottlieb’s work. Dynamite”.

Ken Vandermark, September 2011 

“Con Lean Left nos dirigimos a Bruselas donde el grupo tenía un concierto. Primero tocaban una banda liderada por un saxo llamada SIC. Durante la prueba de sonido fue bien pero el bolo resultó ser un pesadilla sonora – el saxo tenor estaba tan alto y agudo que me dolían los dientes. La diferencia entre las pruebas de sonido y la acústica del concierto perseguirán al grupo durante toda la gira… Me lo pasé en grande con Koen Vandenhoudt y Christel Kumpen después del concierto. Bélgica es fantástica: el público, las ciudades, la comida, la bebida… Ya tengo ganas de que lleguen las vacaciones que tengo pensadas para mediados de Octubre en Amberes. Al siguiente día el grupo fue a Londres para tocar dos noches en el Café Oto. Me retuvieron en la estación de tren de Bruselas por el rollo de la inmigración pero aún así conseguir llegar al bolo a tiempo. En la primera noche la banda tocó como cuarteto durante un set, luego Ab Baars se unió al grupo para el segundo set. La sala estaba llena y el sonido fue extraño y poderoso; el set con Ab fue aún más impredecible y único. Después de hacer dos tours con Ab y su trío creo que su forma de tocar ha llegado más lejos dentro de un territorio personal, algunos elementos que se aproximaban al sonido de Von Freeman se han descartado, tan sólo qued la voz de Ab. Su forma de tocar no se asemeja a la de nadie del mundo. El concierto del 12 de septiembre me obligó a afrontar mis limitaciones y me proporcionó una revelación. Siempre tengo esa sensación de confusión cuando toco con Lean Leaf: la mayor parte de lo que uso para comunicarme en otros grupos en esta banda no sirve o queda como arrancada de cuajo, los lenguajes y las estructuras de la improvisación que conozco aquí no funcionan, y el volumen en el que se toca transforma el sonido de mis instrumentos, haciendo que tenga mucho menos control sobre como me expreso. Manejar estos factores son un gran reto para mí y este examen creativo es increíblemente motivador, además Terrie, Andy y Paal son tres de los mejores músicos con los que he tocado nunca. Durante el primer set (que tocamos nuevamente como cuarteto) me sentí totalmente perdido, incapaz de encontrar mi camino en y a través de la música; todo lo que probaba se desbarataba en mis manos. Cuando acabamos me fui a dar un paseo para aclarar mi cabeza: entonces me di cuenta que me estaba enfrentando a uno de los grandes problemas del saxo, el hecho de que, como dijo Derek Bailey, “sea cuando sea que se toque un saxo, es Jazz”. Lean Left es una banda de improvisación increíble, pero NO está tocando Jazz, y sea lo que fuera que yo tocase estaba fuera de lugar, mis puntos de referencia había desaparecido, etc. Me di cuenta que tenía que volver a escarbar de nuevo, que tenía que construir cada concierto desde zero y partir nuevamente de ahí. Cuando volví, Lean Leaf subieron al escenario con Steve Noble como invitado: el resultado fue una de las mejores actuaciones del grupo en su trayectoria. Steve Noble (no era  tan sólo la primera vez que trabajaba con él, era primera vez que lo oía tocar en directo) estuvo brillante, él y Paal fueron totalmente sincronizados durante todo el set. Fue una experiencia increíble, que acabó de forma álgida después de la frustración del primer set. Ambas noches en el Café Oto estuvieron a tope de gente, con un público en sintonía con la música, que aclamaba la música. Como añadido, los cuatro sets fueron grabados; creo de veras que el próximo disco está ahí. La experiencia en Londres fue aún más increible cuando pasé la tarde del lunes con Terrie en la Tate Modern, salí de allí con un libro de entrevistas y escritos de Phillip Guston y una monografía de la obra de Adolph Gottlieb. Dinamita.”

* Fuente: Facebook de Ken Vandermark. Reproducción con el permiso del autor.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s